Los trabajos desarrollados en Andalucía para preservar el lince ibérico permiten liberar 123 ejemplares al medio natural

0
El trabajo desarrollado en Andalucía para preservar el lince ibérico en los últimos quince años ha permitido liberar un total de 123 ejemplares de lince ibérico, 80 en la comunidad Autónoma andaluza, 22 en Castilla-La Mancha, 12 en Extremadura y 9 en Portugal. La procedencia de estos animales es doble, 25 provienen de las poblaciones silvestres de Sierra Morena o Doñana y 98 del programa de cría en cautividad.   Cabe destacar que la primera suelta se inició en 2007, con “Baya”, un Lince y criasmacho procedente de Sierra Morena y liberado en Doñana para refuerzo genético. A partir de  2011, a los linces silvestres que se liberan se unen los nacidos en los centros de cría en cautividad, tras ser sometidos a un programa de preparación para su reintroducción en el medio natural.   Además de las liberaciones, las actuaciones realizadas han logrado también que de los 94 ejemplares censados en 2002 se pase los 327 en 2014. Ello ha sido posible gracias a la selección y preparación de nuevas áreas para la reintroducción de la especie, tarea que se inició en 2010 con ejemplares procedentes del campo en la zona de Guadalmellato (Córdoba) y posteriormente en Guarrizas (Jaén). Todo ello ha servido de base para el proyecto europeo Life+Iberlince, coordinado por la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, que tiene entre otros objetivos la distribución histórica del lince ibérico a través de las áreas de Andalucía, Castilla-La Mancha, Extremadura y Portugal, así como reforzar los números de la especie.   En este sentido, cabe destacar que el pasado mes de abril, 10 meses después de la reintroducción del primer lince ibérico en el Valle de Matachel (Badajoz), se ha podido confirmar que una de las hembras liberadas, ha parido los primeros cachorros de lince ibérico nacidos en libertad fuera de la región.   Tres factores han sido decisivos para el éxito en la reintroducción de este felino: Los trabajos desarrollados dentro de los proyectos europeos LIFE que lograron consolidar las poblaciones existentes e iniciar las mismas, el éxito del suelta de Linceprograma de conservación ex-situ, y la participación y apoyo social directo en la conservación a través de los convenios de colaboración con los propietarios  de fincas y las sociedades de cazadores.   El lince ibérico es de las 36 especies de felinos que existen en todo el mundo, el que presenta un área de distribución más restringida siendo sus poblaciones tan escasas que la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) lo incluyó en la categoría de “en peligro crítico” (Red List, UICN, 2002), convirtiéndose en el más amenazado del mundo.   La crítica situación en la que se encontraba exigía el desarrollo de un contundente programa de conservación y recuperación que pudo ponerse en marcha gracias a estrategias de trabajo conjuntas en las que han participado los gobiernos de España y Portugal junto con los gobiernos autonómicos de Andalucía, Extremadura, Castilla-La Mancha y Murcia, basadas en los diferentes programas coordinados por la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Junta de Andalucía y en particular al desarrollo de tres Proyectos LIFE Naturaleza, cofinanciados por la Unión Europea.   lince liberado en vilchesEn esta línea, en 2001 la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio puso en marcha el Programa de Actuaciones para la Conservación del Lince Ibérico, que se completa en 2002 con la aprobación del Proyecto Life “Recuperación de las poblaciones de lince ibérico en Andalucía”. El objetivo principal de estos proyectos era estabilizar las poblaciones de la especie en Andalucía, asegurando la viabilidad a largo plazo de las dos únicas poblaciones existentes y aisladas entre sí: Doñana y Sierra Morena. Posteriormente, en 2006 se aprobó un nuevo Proyecto con el que se dio un salto cualitativo con la inclusión de dos actuaciones novedosas, la reintroducción de linces en algunas de sus zonas de distribución histórica dentro de Andalucía y el refuerzo genético de la población de Doñana. Ambos proyectos recibieron el premio “the best of the best” otorgado al mejor proyecto ejecutado dentro de la UE.
Share.

About Author

Leave A Reply