ENTREVISTA a JOSÉ LUIS TORIBIO PÉREZ

0

ENTREVISTA a JOSÉ LUIS TORIBIO PÉREZ

Viajero, apasionado de su tierra y blogger

Vistas de Machu Picchu desde la montaña de Wayna Picchu, Perú

Vistas de Machu Picchu desde la montaña de Wayna Picchu, Perú

Hoy viajamos por todo el Mundo detrás de un jiennense que vive el sueño de todo aquel que ama la aventura, los viajes y las nuevas experiencias. Tenemos con nosotros a José Luis Toribio Pérez, que seguramente nos abra los ojos a nuevas culturas y a sus experiencias en multitud de lugares que han quedado para su retina, su conocimiento y, cómo no, también para el de todos sus seguidores.

José Luis Toribio es un villacarrillense de 30 años licenciado en Traducción e Interpretación por la Universidad de Granada, además de profesor de español como lengua extranjera. Sin embargo, su carrera laboral se ha ido encaminando hacia el mundo de la comunicación y la creación de contenidos en entornos digitales. Hace 7 años decidió marcharse a Barcelona, una ciudad que se ha convertido en su segunda casa, si bien se desvive por su Villacarrillo y su Andalucía natal.

Cuentan sus padres y sus amigos que ya desde muy pequeño mostraba mucho interés por todo lo que pasaba en el mundo, por la geografía, por los idiomas y por el exotismo de países lejanos. Con el tiempo, esa curiosidad se fue transformando en una especie de pasión a viajar y en la necesidad de conocer nuevas culturas. A día de hoy ha pisado todos los continentes, excepto Oceanía y la (casi inaccesible) Antártida, lleva tomados más de 100 aviones y visitado unos 30 países del mundo. Su "adicción" a los viajes y su pasión por la comunicación le llevó a crear hace 4 años lo que él llama su "hijito": un blog en el que comparte sus aventuras y sus fotografías por el planeta. Adictosalosviajes.com es su nombre y durante este tiempo se ha hecho un pequeño hueco en el mundo de los blogs de viajes en español. Os animamos a visitar este fantástico mundo digital que ha creado:

http://www.adictosalosviajes.com/

Comenzamos esta nueva entrevista y deseamos que todos los jóvenes intenten seguir los pasos de José Luis, que poco a poco está labrando las bases para vivir de lo que le gusta.

P.- Tu experiencia laboral comienza como profesor y traductor, algo relacionado con la carrera universitaria que habías estudiado. ¿Cómo fueron esos inicios?

Pirámides de Egipto

Pirámides de Egipto

R. Pues aunque los inicios tienen fama de ser difíciles, mis comienzos laborales afortunadamente no lo fueron tanto. La verdad es que fue toda una suerte y un privilegio para mí acabar los estudios y encontrar trabajo de profesor de Español como Lengua Extranjera en Barcelona. Es un ámbito que me apasiona y, si bien, al principio, iba algo nerviosillo, los temores se despejaban al entrar en clase. Y al término de la misma, siempre salía con una sonrisa en la boca, con la sensación del trabajo bien hecho. Ciertamente, es un trabajo bastante enriquecedor en muchos niveles; ves los progresos de tus estudiantes y el agradecimiento en sus caras cuando acababan el curso, y eso no tiene precio. Asimismo, yo también aprendía de ellos, me encantaba escuchar las historias que contaban de sus países, sus experiencias, sus anécdotas en España...

Después llegó la época de la traducción y mis primeros contactos con el mundo del turismo y el mundo digital. En esa etapa, necesitaba un poquito más de calma y el traducir me la proporcionaba.

Aprendí mucho en aquella época y que fuera tan fácil se debe sin duda a los grandes compañeros de trabajo que encontré en ambas empresas y que, con el tiempo, se han convertido en parte de mi familia de Barcelona.

P.- ¿Cómo fue el paso de ser traductor o profesor a convertirte en especialista de la comunicación y de entornos digitales?

R. Realmente fue algo sorprendente, jeje, sorprendente en el sentido de que no me lo esperaba en absoluto. Si me hubieran preguntado en mi etapa de universitario si me imaginaba que iba a acabar en este sector, seguramente habría dicho que no. Esta transición fue algo más difícil, era un entorno al que no estaba tan familiarizado y había una serie de conceptos de los que había oído hablar bastante poco: conversión, SEO, briefings... Tuve que aprender a rápido y adaptarme a un sector muy distinto del que venía. También era un trabajo mucho más creativo. Entonces ya no traducía, sino que creaba. Y tenía que crear rápido, pues los plazos de entrega de las tareas eran muy cortos. Menos mal que también di con un buen grupo de colegas que me ayudaron en todo momento. Estos también han agrandado mi familia de Barcelona, jeje.

Fotografiando elefantes en la Reserva Natural de Nazinga, Burkina Faso

Fotografiando elefantes en la Reserva Natural de Nazinga, Burkina Faso

P.- En este trabajo del que hablas te encargas de redactar ofertas sobre viajes y demás atractivos turísticos para una importante empresa digital. ¿Cómo te surge este trabajo?

R. Este trabajo surge gracias al blog de viajes. Fue, por cierto, toda una sorpresa también. Estaban buscando a alguien con conocimientos lingüísticos y de redacción, alguien creativo y que tuviera experiencia en el mundo del turismo y de los viajes. Cayeron en mi blog (recién nacido en aquel entonces), me contactaron, me pareció un nuevo reto laboral lo que me planteaban, hice la entrevista y me seleccionaron. Esto solo era el principio de las buenas sorpresas que me iría dando adictosalosviajes.com

P.- Buenas sorpresas que, supongo, son fruto del trabajo constante de los más de 4 años de vida del blog... ¿En todo este tiempo no te has desanimado en algún momento, no has tenido momentos de poca inspiración para escribir? Lo digo porque hay mucha gente que comienza a escribir un blog pero que a la larga lo acaba abandonando...

R. Uy, durante estos años he tenido alguna que otra crisis bloguera, jeje. Recuerdo una muy muy importante en la que estuve a punto de abandonar el proyecto. No pasaba por un buen momento personal y tenía la impresión de haber perdido la chispa, la motivación de compartir mis experiencias viajeras. Durante un tiempo dejé de actualizar el blog y me ausenté de las redes sociales, cosa que empezó a extrañar a la gente que lee el blog. De hecho, incluso había quienes contactaban conmigo diciéndome que echaban de menos mis posts. Este "ánimo" de la gente y el hecho de que todo el trabajo realizado se pudiera ir al traste me hicieron reaccionar y me puse de nuevo manos a la obra. No quería ser, como has dicho, otro más que empieza a escribir un blog y lo acaba dejando. Después he tenido momentos de más o menos inspiración, pero son pequeñas rachas que sé que acaban pasando, jeje.

P.- Por lo que se desprende de tus palabras, parece que no es fácil mantener un blog de viajes...

Pingyao, un pueblo de China con un grupo de niños

Pingyao, un pueblo de China con un grupo de niños

R. No, no lo es, en mi opinión. Pero ni un blog de viajes o de lo que sea. Se necesita mucha constancia, paciencia, creatividad... y ¡tiempo! No te imaginas las horas que hay detrás de cada post. Realizar un artículo no se limita al mero hecho de escribirlo. También tienes que trabajar con las fotografías, hacerlas, seleccionarlas, tratarlas, subirlas a la plataforma, nombrarlas... Maquetarlo todo... Además, hay que difundir lo que escribes cada día a través de Twitter, Facebook, Instagram... El tema de redes sociales es algo que requiere mucha atención y consume mucho tiempo. Pero además de todo esto hay que responder emails, contestar los comentarios, actualizar la web y hacerle mejoras de vez en cuando... La mayoría de la gente no es consciente del trabajo que hay tras el blog. Yo tampoco lo era antes de embarcarme en este proyecto. Yo me fijaba en las grandes experiencias que se contaban y en las fotos tan bonitas que enseñaban. Ahora veo las cosas desde otra perspectiva, jeje.

P.- En tu blog y en tus redes sociales hablas con frecuencia de nuestra tierra jiennense. ¿Echas en falta algo de información sobre nuestra provincia y nuestra Comarca a la hora de incentivar al turista?

En nuestra tierra, Hornos de Segura, Pantano del Tranco

En nuestra tierra, Hornos de Segura, Pantano del Tranco

R. Muy a mi pesar, sí. Y esto es algo que me da mucha pena. Pena de mi tierra que, a pesar de todos los atractivos que tiene, es una de las grandes desconocidas de Andalucía. Creo que nos hace falta un modelo de promoción turística mucho más fuerte. Soy consciente de que nuestra provincia tiene unas hermanas con las que es bastante difícil competir. Sevilla, Granada o Córdoba tienen mucho peso turísticamente hablando, pero no puede ser que una provincia con dos ciudades declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y con el espacio natural protegido más grande de España y el segundo de Europa pase desapercibida para el resto de España (e incluso para muchos andaluces). Durante mi etapa en Barcelona y en mis viajes he ido conociendo mucha gente a la que siempre le digo de dónde vengo, de Villacarrillo, un pueblo de la provincia de Jaén, en Andalucía. Mi triste sorpresa, bueno, ahora ya no es sorpresa, pues estoy habituado, es comprobar que en la mayoría de los casos nunca han estado en la provincia de Jaén y no saben lo que hay en ella. Muchos han visitado Andalucía, pero no nuestra tierra. Sinceramente esto me fastidia. Me frustra ver nuestro potencial desperdiciado. Y me fastidia más aún que esta situación se siga alargando en el tiempo. Por esto, intento escribir sobre nuestra provincia en el blog cada vez que puedo. Soy consciente de que tan sólo soy una pequeña voz mostrándole mi tierra al mundo, de que no tengo el peso de una oficina de turismo, pero también sé que lo que hago puede ayudar a promocionarla.

P.- Sabemos que la Comarca de Las Villas es casi estrictamente agrícola y normalmente se vive de ello, y que el turismo tiene un papel secundario o terciario. ¿Qué cambiarías en nuestra Comarca para que tuviera algo más de turismo?

Isla del Sol, en el lago Titicaca, Bolivia

Isla del Sol, en el lago Titicaca, Bolivia

R. Siguiendo un poco la línea de la pregunta anterior, me centraría en una promoción más fuerte de nuestra comarca como destino turístico. Se están llevando a cabo buenas acciones, como las "visitas guiadas gratuitas de los tesoros escondidos de la comarca de La Loma y Las Villas" que puso en marcha la asociación ADLAS, o como vuestra web LAS VILLAS o la revista digital ARGENTARIA, sin ir más lejos. No obstante, a estas iniciativas hay que darles difusión, y las redes sociales son una buena herramienta para ello. Así que, quizá si tuviéramos más presencia en estas redes, tendríamos otro medio importante para promocionarnos. Por otra parte, también se podría traducir a otros idiomas las páginas web turísticas de nuestra comarca. Creo que la clave de todo está en tener potencial y saber darlo a conocer, llegar a cuanta más gente mejor a través de campañas de marketing de todo tipo (concursos, vídeos promocionales, exposiciones en otros lugares de la provincia o del país...). Nosotros tenemos la suerte de contar con ese potencial, tendríamos que pensar entonces en cómo difundirlo. Lo que pasa es que esto es costoso y los resultados no se obtienen de la noche a la mañana, ni siquiera de un año para otro (como ocurre con la cosecha de la aceituna).

P.- Eres el fundador de una web de viajes, Adictosalosviajes.com (http://www.adictosalosviajes.com/) donde hacéis reportajes de los lugares que visitáis. ¿Esos viajes os lo pagáis vosotros o es a través de la web donde subvencionáis vuestras aventuras?

R. El 99% de los viajes están pagados de nuestro bolsillo. Ese 1% restante es alguna invitación de fin de semana a un destino o 1 noche de hotel que nos han proporcionado. El blog, tal y como está planteado en este momento, no da para pagarme un viaje. Ni siquiera me da para vivir de él, ¡jeje! Yo durante todo este tiempo he tenido mi trabajo de 8 horas con mis 22 días de vacaciones por año. El blog es un proyecto personal que voy haciendo crecer año tras año. A ver qué pasa en el futuro...

P.- Como ya hemos dicho, has viajado por casi todo el mundo, ¿cuál ha sido el país y la ciudad que más te ha llamado la atención?

R. Esta pregunta me la han hecho tantas veces, jeje... Y mi respuesta es casi siempre la misma. Es muy difícil elegir un país o una ciudad, me quedaría con varios momentos de diversos viajes... Pero bueno, si he de escoger un país que me haya llamado la atención, me quedo con China, pero por la forma en que hice ese viaje. Fue una mezcla entre Pekín Express y documentales de la 2. Fue más la aventura que viví que realmente lo que vi (que fue muy bonito, también es cierto).

P.- Cuéntanos algunas anécdotas que te hayan pasado durante alguno de tus viajes.

Sentado en el lago Atitlán, Guatemala

Sentado en el lago Atitlán, Guatemala

R. ¡Uyyy! De esto hay muchas, jeje! Ahora mismo se me viene la cabeza el día que crucé la frontera terrestre de México a Guatemala por la zona norte. En teoría iba a ser un viaje en bus de unas 8 horitas... Pues bien, ese trayecto se alargó hasta casi 16 horas. La cosa ya empezó mal, pues al poco de salir de Palenque nos encontramos con una carretera cortada por una manifestación. Tuvimos que dar la vuelta, deshacer lo andado y tomar una carretera alternativa. Hasta la frontera todo parecía tranquilo. Fue tras el paso migratorio del lado mexicano cuando empezó la verdadera odisea. Tuvimos que tomar una barca para cruzar un río (que hace de frontera natural entre los dos países) y una vez en el lado guatemalteco esperar un minibus local. Mientras esperamos junto al río, vimos cómo un árbol (un "peazo" de árbol) fue derribado por un camión que se estrelló con él. La gente estaba de lo más contenta. Se reía a pesar de que podría haber ocurrido una desgracia. Yo flipaba y el grupo de extranjeros que venía con nosotros (un par de japoneses, una israelí , dos alemanes y una ceilandesa) más aún. Tras subirnos al bus local, pasamos por tramos de selva y en uno de los caminos por los que transitábamos había una especie de poste de la luz atravesado. Estaban intentando fijarlo al suelo. Tenían que moverlo, levantarlo...¡Pues todo el mundo a ayudar! Al final trajeron un todo terreno y con ayuda de unas cuerdas lo colocaron y despejaron el camino. Luego, la experiencia del control migratorio del lado de Guatemala. Haciendo de intérprete entre los policías y el grupo de extranjeros que comentaba antes. Entre interpretación e interpretación, conversaciones de fútbol, sobre el Barça y Messi, con el policía de migración... Todo muy surrealista, jeje. Luego vino la parte "descubre la Guatemala rural profunda". En el minibus se empezó a subir gente (y animales) de todo tipo: hombres mayores, mujeres embarazadas, pollitos muy bonitos, gallinas ruidosas no tan atractivas, mujeres con 3 o 4 churumbeles a su alrededor, chicos con sacos más grandes que ellos... Imagina todo eso metido en un minibus de... ¿20 plazas? En un momento dado le cedí mi sitio a una mujer con un niño. Pues bien, yo iba de pie y no podría agarrarme a nada, pero no había problema porque mi cabeza estaba encajada en el techo del vehículo y mi cuerpo estaba en equilibrio por la presión de las personas de mi alrededor. A esta posición tan cómoda hay que sumarle los botes que puede originar una carretera de tierra, una pista sin asfaltar, que hacía que pegara unos saltos... Temía que se rompieran los amortiguadores o que estallara algún neumático... Tras un par de horillas así, pasamos a una carretera asfaltada y poco a poco se fue bajando la gente... Al llegar al destino, nos estaba esperando otro bus que nos llevaría a nuestro destino final, una islita en medio de un lago. Ahí fue el culmen... Nos estaba esperando un señor (que había bebido más de la cuenta). Yo hice de nuevo de intérprete y poco después se le cruzó el cable al susodicho. Dijo que no nos llevaba porque yo les estaba traduciendo las cosas mal y porque éramos españoles (mi amiga y yo). Imagina la cara de todos. Empezó a desvariar sobre cuando los españoles llegaron a América, allá por tiempos de Colón... Y al final no nos llevó. Por cierto, una aclaración: esto fue algo puntual. El hombre estaba borracho y empezó a decir tonterías. En ninguno de mis viajes por Hispanoamérica he tenido algún problema por ser de España. Al contrario, siempre me han ayudado mucho y nunca me han echado en cara nada. Dicho esto, nos bajamos del bus, tomamos nuestras mochilas y fuimos caminando todos juntitos (era un trayecto realmente cortito lo que nos quedaba). 16 horas después, con un par bananas y poco más en el estómago, y todo este trajín a nuestras espaldas, conseguimos llegar a nuestra dichosa isla, donde comenzaba otro desafío: buscar alojamiento, pero eso ya es otra historia...

P.- ¿Has pasado alguna situación delicada en tus viajes?

R. Lo que se dice situaciones chungas, chungas, no he tenido, por suerte. Sí que he pasado mucho (repito, mucho) miedo en autobuses o medios de transporte por carretera en Marruecos, Guatemala o Egipto. Tienen una forma de conducir algo temeraria para mi gusto. En Guatemala temí sufrir un accidente: adelantaban en línea continua, en curvas cerradísimas, iban demasiado rápido... Hasta el punto de que una vez una chica australiana hizo parar el minibus a voces. Decía, bueno, gritaba como loca, que ella se bajaba, que había tenido una visión, una premonición. Imagina la cara que se nos quedó. El conductor accedió a conducir más despacio, pero luego volvió a jugar a ser conductor de rally por las carreteras montañosas.

P.- Tu última aventura fuera de España ha sido Perú. ¿Cómo fue la experiencia? ¿Qué nos recomiendas que no nos perdamos?

Machu Picchu, Perú

Machu Picchu, Perú

R. Sí, volví hace un par de semanas. La experiencia ha sido muy buena. Es un país tan diverso y grande... Pude hacer realidad uno de los sueños de casi cualquier viajero, visitar Machu Picchu. Es una de las experiencias más bonitas de mi vida. Las fotos que estamos hartos de ver no hacen justicia, y mira que son especialmente bonitas... Pero el entorno, esas montañas... Son sensaciones que no se pueden captar en las imágenes. Machu Picchu es uno de los lugares que hay que visitar en un viaje a Perú. No obstante, Perú es mucho más que eso, ¡eh! La ciudad de Cusco es preciosa. También la zona de Arequipa y el cañón del Colca es brutal. ¡Menudas montañas! Algunas tienen más de 5000 metros de altura...

P.- ¿Cuántos pertenecéis al grupo de Adictosalosviajes.com? ¿Soléis viajar juntos?

R. Adictosalosviajes.com nació con el objetivo de ser un blog colaborativo, es decir, un medio donde compartir experiencias viajeras. Al principio éramos cuatro, pero con el tiempo, por diversas razones, los otros tres no podían compaginar sus trabajos con la redacción de artículos, así que me quedé en solitario al frente del proyecto. No obstante, tenemos colaboraciones esporádicas de otros viajeros que voluntariamente quieren escribir en el blog. Respecto a lo de viajar juntos, al principio sí que hice algún viajecito con alguno de ellos, pero ahora ya no. En Barcelona solo quedamos otra chica y yo. Ahora en mis viajes voy principalmente con amigos a los que enredo para viajar, jeje. ¡Aunque a veces son ellos los que me lían a mí!

P.- ¿Qué reivindicarías a nuestros lectores en cuanto a qué visitar en la provincia de Jaén?

R. Bueeeeeno, ¡tenemos tantas cosas! Es que hay para todos los gustos: pueblecitos que son encanto puro: Hornos de Segura, Chiclana de Segura, Cazorla, Alcalá La Real, Baños de la Encina; naturaleza: parques naturales de las Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas, Despeñaperros, Sierra Mágina; arte: Úbeda, Baeza, Villacarrillo, Jaén... Si a esto le unimos el buen comer que nos caracteriza, nuestras fiestas, nuestras tradiciones, nuestros productos, nuestro aceite...

P.- Algo más que quieras decir y/o reivindicar.

R. Dar las gracias a todos aquellos que, como tú, están trabajando por nuestra tierra. Te agradezco además que me hayas dado esta oportunidad para compartir mis experiencias e impresiones con mis paisanos. Por último, espero y deseo que poco a poco nuestra comarca se vaya haciendo un huequito en el mundo turístico de la provincia y de Andalucía y que vaya recibiendo más y más visitas. Seguro que esto nos vendría bien a todos.

Muchas gracias por tu interés, por abrirnos tus experiencias y por colaborar con nosotros, y queremos desearte desde la web de LAS VILLAS y desde la revista digital ARGENTARIA lo mejor para tus proyectos y para tu vida personal.

Share.

About Author

Ingeniero Técnico de Minas, espeleólogo desde hace más de 25 años y amante de la Comarca de Las Villas, su cultura e Historia, además de la naturaleza y el medio ambiente.

Leave A Reply