En un mes se ha atendido a 443 usuarios en el albergue municipal.

0
albergue ya cerrado 04

Fachada del albergue de temporeros de Villacarrillo.

El albergue municipal de temporeros de Villacarrillo ha dado servicio completo a 443 usuarios durante el tiempo que ha permanecido abierto, un mes, cumpliendo así con el tiempo mínimo estipulado para la red provincial que ya se encuentra casi en su totalidad cerrada. Aún queda por hacer un balance más completo del dispositivo de atención a los transeúntes que se ha puesto en marcha para esta campaña de recolección de aceituna, algo que se producirá esta semana durante la reunión de del foro local de inmigración que se ha convocado y donde participan todos las instituciones que aportan algo a esta coordinación de esfuerzos para ayudar a los que llegan en busca de trabajo. El ayuntamiento, desde varias concejalías como son Asuntos Sociales, Salud o Seguridad, coordina también esfuerzos de los Servicios Sociales, el Centro de Salud, Caritas y Cruz Roja, ofreciendo así una completa respuesta a los transeúntes, que por lo general suelen ser inmigrantes que llegan casi todos desde el continente africano. El albergue de Villacarrillo cuenta con 50 plazas, las cuales se ocuparon en su totalidad tan solo los primeros días de apertura, que fue a finales de noviembre.
acampada junto estacion autobuses 03

Zona donde varios transeúntes, generalmente extranjeros, se reúnen a diario junto a la estación de autobuses mientras esperan la llegada de algún empleador que les ofrezca trabajo.

Normalmente se suelen reservar varias plazas para mujeres, pero según la portavoz municipal, Soledad Aranda, “se ocuparon con hombres ante la falta de demanda femenina y cobijar así el máximo número de personas evitando que durmieran en la calle”. También reconoce que se ha llegado a flexibilizar cuando se ha podido, el número de noches máximas, que se había estipulado en dos. Asegura la concejal, que era preferible no dejar camas vacías antes que dejar a gente en la calle, pero todo dentro de “un sentido común que evite que estos recursos se conviertan en hostales de forma permanente para los mismos”. Cuando las noches de permanencias se han agotado, se les ha ofrecido la posibilidad de trasladarse a otros lugares, aunque no todos los usuarios aceptaron esa ayuda y en muchos casos han permanecido en la ciudad, en ocasiones acampados junto a la estación de autobuses durante el día y durmiendo por las noches en cajeros de entidades bancarias o espacios que les resguardaran del frio. Aun estos días es frecuente ver a algunos transeúntes durmiendo en estos espacios, aunque son ya pocos, puesto que la falta de empleo, les está obligando a marcharse a otros lugares como Huelva, Almería o el levante español. Ante este panorama, desde el ayuntamiento asumen que no pueden hacer más, “sobre todo porque no se puede obligar a nadie a marcharse, prevaleciendo el derecho a circular libremente por cualquier lugar”. Para evitar problemas como hace algunos años, donde lugares como la estación de autobuses se convirtieron en viviendas improvisadas para decenas de transeúntes, desde el ayuntamiento se ha establecido la norma del cierre de estas instalaciones en horario nocturno, por lo que el servicio se ofrece por las noches en los exteriores del edificio.
Share.

About Author

Leave A Reply