La coral polifónica de Baeza emociona en su concierto de música sacra

0
coral polifonica baeza 00Sábado de Pasión en Baeza, ya resuenan los tambores en la Ciudad Patrimonio de la Humanidad, las cofradías ultiman los preparativos para sus procesiones de penitencia y los acordes de las marchas de procesión invaden el paisaje sonoro baezano. El ya tradicional Concierto de Música Sacra que organiza la Asociación Musical “Ciudad de Baeza”, y que en sus cinco primeras ediciones había sido interpretado por la Banda Sinfónica Ciudad de Baeza con su exquisito repertorio de marchas procesionales, daba paso, en esta sexta edición, a la Coral Polifónica de Baeza con un repertorio sacro, algo poco habitual en la Semana Santa baezana. Un Teatro Montemar perfectamente decorado para el sacro espectáculo, recibía entre numerosos aplausos a los más de 50 componentes de la Coral Polifónica de Baeza, dirigida por Antonio Carmona Barroso. La música medieval, entre las que se encontraban dos cánones y un virelai pertenecientes al Llibre Vermell de Monserrat y la antífona latina Media Vita con arreglo de McGlynn, situaban al numeroso público asistente en disposición de escuchar un concierto distinto a lo habitual en la ciudad. Las voces masculinas se imponían en una música claramente influenciada por el canto gregoriano y hacían viajar al respetable a los monasterios europeos medievales. En un premeditado y acertado orden cronológico, la Coral Polifónica de Baeza avanzaba al Barroco para interpretar una de las obras corales más conocidas de J. S. Bach, el coral Jesus Bleibet Meine Freude perteneciente a la cantata Herz und Mund und Tat und Leben (BWV 147), que encantaba al público que respondía de manera entusiasta con sus aplausos. Mozart no podía faltar en este concierto y la coral interpretaba, a continuación, su motete Ave Verum Corpus en el que hacía gala de su gran gama de matices. Dos oraciones, Pater Noster de Kedrov y Ave María de Busto, y la secuencia Stabat Mater del compositor húngaro Zoltán Kodály, estremecían al oyente. “Estaba la madre dolorosa junto a la cruz, lacrimosa, mientras pendía el hijo. Cuya ánima gimiente, contristada y doliente, atravesó al espada” invitaba a comenzar a vivir la Pasión de Cristo y el dolor de una madre que pierde a su hijo crucificado. coral polifonica baeza 01Lo mejor estaba aún por llegar, el motete Locus Iste de Anton Bruckner (WAB 23) servía para que la coral pusiese en escena, de nuevo, toda su gama de matices interpretativos. Para finalizar con el repertorio sacro, y en arreglo del director de la coral, llegaba el turno del aria-oración Ave María del compositor ruso V. Vavilov, tradicionalmente atribuida al italiano G. Caccini, que levantaba una de las mayores ovaciones por parte del público con una excelente interpretación de las voces femeninas. Y es que, tanto acompañada al piano por Abdón López, como a capella, las voces de la Coral Polifónica de Baeza consiguieron imbuir a todos los asistentes de la especial emoción y sentimiento con el que interpretaron el exquisito repertorio seleccionado para este concierto, dejando asomar, incluso, alguna lágrima de emoción entre el público. Finalizaba el concierto, como es habitual en la ciudad, con el Himno a Baeza de Cebrián Ruiz y Rodríguez Haro, también en arreglo del director de la coral, con una interpretación especialmente enérgica que ponía el broche de oro a una noche de música sacra que quedará en el recuerdo de todos aquellos privilegiados que presenciaron este VI Concierto de Música Sacra.
Share.

About Author

Leave A Reply